Videos informativos

Preguntas frecuentes

¿Qué es Bagua?

Se trata de un modelo de Bypass Gástrico creado por el Dr. Miguel Carbajo en el cual esencialmente se elimina la sección intestinal y la anastomosis yeyuno-yeyunal, con lo que la tasa de complicaciones postoperatorias y tiempo quirúrgico disminuyen cualitativa y cuantitativamente.
Al mismo tiempo, el asa malabsortiva yeyunal es alargada entre 2-3.5 m. en función de cada tipo de paciente, siendo muy bien controlada en su medición. Además, la anastomosis gastro-yeyunal se realiza en posición látero-lateral con un mecanismo anti-reflujo, protegiendo la superficie de corte del reservorio gástrico e impidiendo el paso masivo de bilis al mismo, con lo cual minimizamos la posible gastritis alcalina.

¿Porqué se hace?

Actualmente el “gold standard” internacional en la Cirugía de la Obesidad Mórbida está situado en el By-Pass Gástrico por Laparoscopia.
Las técnicas llamadas “restrictivas”, de decir la Gastroplastia Vertical Anillada, la Banda Gástrica Ajustable y actualmente la llamada “Manga Gástrica” o Gastrectomía Vertical, tienen en general menor pérdida ponderal, mayor posibilidad de recuperar el peso perdido y un muy alto índice de reintervenciones o reconversiones a medio y largo plazo.
Las técnicas llamadas “malabsortivas puras” tienen mejores resultados ponderales pero pueden originar graves trastornos metabólicos a medio y largo plazo con pérdida de calidad de vida, precisando serios controles para siempre.
El Bypass Gástrico de Una Anastomósis o BAGUA siendo una técnica mixta (restrictiva y malabsortiva) y la más segura, nos ofrece la cirugía (ideal) para el tratamiento de la obesidad y sus co-morbilidades.

Otros procedimientos

La Banda Gástrica, la Manga Gástrica (Sleeve gastrectomy), la Plicatura Gástrica, el “Método POSE” son técnicas alternativas al Bypass Gástrico de Una Anastomosis o “BAGUA” y actúan sobre el estómago, representando procedimientos llamados “Simples” o Restrictivos.
Las cuatro técnicas surgieron a lo largo de los últimos 20 años para sustituir a la Gastroplastia Vertical Anillada (GVA), técnica también restrictiva con la que tuvimos una larga experiencia hasta hace unos 20-25 años en que los cirujanos que la realizábamos en aquellos tiempos comenzamos a eliminarla de nuestra estrategia quirúrgica por su larga serie de complicaciones a medio y largo plazo y la re-ganancia de peso a largo plazo en muchos de los pacientes.

Plicatura Gástrica

Consiste en suturar el estómago en capas progresivas hasta lograr que la capacidad del mismo sea relativamente pequeña, con el objeto de que el paciente no coma demasiado. Es una técnica muy antigua que se ha retomado en estos últimos años por laparoscopia. Su mecanismo es restrictivo puro y “vomitador”, como la Banda o las Gastroplastias, pero con menos eficacia que las dos primeras y sin ninguna experiencia a largo plazo que demuestre su eficacia. No está exenta de complicaciones perioperatorias graves si no se tiene la suficiente experiencia y algunos de sus promotores iniciales ya la han abandonado, demostrando su escasa fiabilidad.
En nuestra experiencia ya hemos reoperado algunos pacientes a quienes se realizó dicho procedimiento y su pérdida de peso había sido nula, por lo que a la propia obesidad mórbida hay que sumar el trabajar sobre un estómago completamente deformado, doblado, adherido a los órganos vecinos por unas suturas extremadamente gruesas e irreabsorbibles y que dificultan en extremo la transformación a un Bypass, debiendo tener una gran experiencia para poder afrontar con éxito este tipo de reintervenciones. Actualmente no consideramos que sea una técnica válida para el tratamiento de la Obesidad mórbida y sus enfermedades asociadas.

Método POSE

No es en realidad un procedimiento quirúrgico sino endoscópico. Se considera una técnica “experimental” y no se encuentra aceptada como procedimiento bariátrico. Ha sido divulgada ampliamente en los medios propagandísticos como “la cirugía sin cirugía” y en realidad deberíamos llamarlo “la cirugía de la ineficacia”, ya que no existe ninguna evidencia de que pueda ser de utilidad para nadie que padezca una obesidad mórbida o comorbilidades severas. Las suturas internas aplicadas en el estómago se desprenden con total facilidad desde el mes siguiente a la intervención y la eficacia clínica es nula.
En nuestra experiencia, hemos reoperado a varios pacientes a los que se había realizado dicha técnica; en todos ellos la pérdida de peso fue cero o incrementaron el peso previo y nos encontramos el estómago lleno de pequeñas grapas que dificultan, inflaman y fibrosan las paredes gástricas haciendo más complejo el proceso de reconversión al Bypass de Una Anastomosis o “BAGUA”. No podemos recomendar en absoluto dicho procedimiento para el tratamiento o control de la obesidad.
En definitiva, las técnicas simples o restrictivas más antiguas han demostrado a lo largo de la historia su ineficacia para el control del peso y las comorbilidades vinculadas a la obesidad en al menos el 50% de los pacientes y las más recientes aún no tienen superado el análisis del tiempo como para poder afirmar lo contrario, aunque ya los reportes a corto y medio plazo que van apareciendo, nos están confirmando una evolución por el mismo camino. También ha sido ésa nuestra experiencia a lo largo del tiempo en los últimos 25 años trabajando en el estudio y tratamiento de la obesidad.
El Bypass Biliopancreático y el Cruce Duodenal con Bypass de Una Anastomosis son consideradas técnicas “malabsortivas puras” e irreversibles.

Bypass Biliopancreático

El Bypass Biliopancreático fue diseñado hace más de 30 años en Génova (Italia) en la época en que la GVA comenzaba a presentar malos resultados. También se conoce como “Scopinaro”, por el nombre de su autor. Es una intervención traumática y agresiva que modifica profundamente el tracto gastro-intestinal. Implica la extirpación de las tres cuartas partes del estómago y una intensa modificación de la fisiología intestinal, dejando solamente como asa común o absorbente los últimos 50 cms del ileon terminal. La sección transversal del estómago deja íntegra la parte del mismo que contiene más células productoras de grelina (hormona de la ansiedad o del apetito), con gran tendencia a su dilatación con el paso del tiempo y a poder ingerir grandes cantidades de alimentos, que tienen que neutralizar a expensas de una intensa y poco recomendable malabsorción “pura”. Algo similar sucede con una variedad no conocida fuera de España y denominada “Bypass gastro- Ileal”, en la que la sección gástrica es transversal y la anastomosis se realiza en el ileon terminal.
El Bypass Bilio-pancreático se popularizó hace unos años en España mediante cirugía abierta por su proximidad manual para cualquier cirujano digestivo y hasta épocas muy recientes no se consiguió realizarlo por laparoscopía. Actualmente se han introducido varias modificaciones por el excesivo número de complicaciones pre y postoperatorias de la técnica, pero su popularidad es decreciente debido a la posibilidad de muy severas complicaciones de todo tipo.
Sin duda actúa eficazmente en el descenso de peso y eliminación de co-morbilidades, pero su excesiva malabsorción, unida al resto del traumático diseño de la técnica hacen que la misma posea un elevado riesgo de complicaciones operatorias graves y a medio y largo plazo. Obliga a precisos controles postoperatorios, analíticos y nutricionales continuados y de por vida, con suplementación absolutamente necesaria de macro y micronutrientes. En algunos casos han sido descritos por sus autores casos de malnutrición y decalcificación muy severa, intensas diarreas incapacitantes y obligación de reingresos hospitalarios múltiples, incluso en ocasiones con fallos hepáticos o necesidad de transplate. En realidad solo casos de superobesidad extrema serían posibles candidatos teóricos.

Cruce Duodenal

Presenta muchas similitudes con la anterior y el mismo carácter traumático y agresivo para la integridad el tracto digestivo habitual, con la diferencia de que la extirpación de parte del estómago se realiza en forma longitudinal o de “Manga Gástrica” (más beneficioso por la extirpación de células productoras de grelina ) y el asa común o absorbente es un poco más larga (1 metro, es decir un poco menos malabsortiva). Sin embargo, la anastomosis a nivel duodenal es de muy elevado riesgo de fugas por sus propias características y al igual que en el bypass bilio-pancreático la posibilidad de complicaciones perioperatorias y malnutricionales a medio y largo plazo son muy graves.
Al igual que en la anterior técnica, los porcentajes de pérdida de peso y eliminación de comorbilidades son muy buenos a largo plazo, pero el principal problema asociado es la necesidad de estrictos controles nutricionales de por vida, posibilidad de fallo hepático y que presenta índices de morbi-mortalidad poco permisibles en la experiencia de sus autores. Su popularidad ha descendido muy significativamente a expensas de la primera parte de la operación o “Manga Gástrica” previamente descrita, ya que aunque el descenso de peso sea menor y sus resultados no sean definitivos, al eliminar la segunda parte de la operación, (el bypass gastro-intestinal), la morbi-mortalidad disminuye y la tendencia es a una progresiva disminución de la misma. Realmente solo casos de super-obesidad extrema serían posibles candidatos teóricos.
En nuestra experiencia la llamada “malabsorción pura”, no excluye el que algunos pacientes vuelvan a engordar nuevamente al cabo de los años, ya que hemos tenido en la consulta casos similares a los que por desgracia poco se puede hacer sin un elevado riesgo. Nuestra explicación se encuentra en que el largo trayecto de asa intestinal digestiva (sin jugos gastrointestinales), se transforma en absorbente en ciertos casos y el paciente vuelve a subir significativamente de peso.
En nuestro Centro de Excelencia también hemos empleado el bypass bilio-pancreático en algún caso de reconversión de otras técnicas, ya que presenta menos complejidad quirúrgica que el bypass gástrico al realizar la sección transversal en un estómago ya manipulado previamente, pero cuando hemos podido tener la posibilidad de poder comparar nuestros resultados a largo plazo (12 años) con Bypass de Una Anastomosis y este tipo de procedimientos considerados hasta ahora como de máxima eficacia en el descenso de peso, hemos podido comprobar que la curva de descenso de peso y de IMC es igual o muy similar a diez años que los publicados en la literatura, con mucha menor agresividad, mucho más fisiológica, e infinito menor índice de complicaciones a corto, medio y largo plazo.
Igualmente, cuando comparamos los resultados de descenso de peso y de IMC según los registros del “European Accreditation Council for Bariatric Surgery”, dependientes de la Federación Internacional de Sociedades de Cirugía de la Obesidad (IFSO), entre el Bypass Gástrico de Una Anastomosis, el Bypass Gástrico en Y de Roux, la Manga Gastrica y la Banda Gástrica, las curvas comparativas de descenso de peso y del Indice de Masa Corporal (IMC), son estadísticamente muy significativas a favor de nuestro modelo de Bypass de Una Anastomosis frente a esas otras técnicas, lo que indica una mayor superioridad, seguridad y eficacia.

¿La diabetes tiene cura?

Lo que inició hace muchos años como el mejor intento por curar la enfermedad del siglo que es la Obesidad, con el paso del tiempo como sucede en muchas situaciones, se fue tornando (debido a resultados y mucha investigación científica) a el hallazgo de que la cirugía para la obesidad tiene mejores resultados para controlar y solucionar múltiples trastornos metabólico en los que esta incluida la Diabetes Mellitus tipo 2, inclusive siendo mas eficaz para lo ultimo que para la obesidad. Por lo que actualmente también es considerada como una “cirugía metabólica”.
Lo anterior se ha documentado en innumerables publicaciones en todas partes del mundo incluyendo asociaciones quirúrgicas y clínicas.
Por supuesto que no cualquier tipo de cirugía, el Bypass Gástrico de una sola anastomosis (“BAGUA”) es considerado dentro de los más efectivos para la resolución de comorbilidades metabólicas de la obesidad.
Desde hace ya mas de 10 años se considero lo anterior de acuerdo al meta análisis siguiente: Buchwald et al. JAMA. 2004;292:1724-1737.

BAGUA VS Bypass Gástrico Común

De acuerdo al mismo meta análisis estos son los resultados, donde valorando riesgo y beneficios a “largo plazo” se identifica al Bypass Gástrico común como la cirugía (estándar de oro) para el tratamiento de la Obesidad y sus enfermedades asociadas.
Sin embargo en el 2014, de acuerdo a los resultados obtenidos por la EAC-BS (European Accreditation Council for Bariatric Surgery), el centro de excelencia para el tratamiento de la Obesidad (CTO) dirigido por el Dr. Miguel Angel Carbajo Caballero, se documento de acuerdo a resultados una superioridad del Bypass Gástrico de una anastomosis (“BAGUA”) con respecto al Bypass Gástrico Común, con mejores resultados y menos complicaciones.
Por lo tanto en este momento el Bypass Gástrico de una anastomosis (“BAGUA”), técnica del Dr. Carbajo, es considerada como la cirugía “Ideal” para el tratamiento de la obesidad y sus enfermedades asociadas tales como la Diabetes Mellitus tipo 2, Hipetensión Arterial Sistémica y demás enfermedades asociadas.

Ventajas

El Bypass Gástrico de Una Anastomosis (“BAGUA”), elimina el asa alimentaria y por tanto suprime la segunda anastomosis de riesgo, sin necesidad de seccionar el intestino ni el mesenterio y por ello se minimiza en extremo la posibilidad de complicaciones graves o mortales. Desaparecen las hernias internas y las complicaciones descritas, e incluso la posibilidad de problemas en la anastomosis gastro-yeyunal es menor y más fácilmente controlable, debido al acceso endoscópico directo. Igualmente el posible índice de fugas o fístulas es mucho menor debido a la mayor irrigación sanguínea del reservorio gástrico y a que ni el intestino ni el mesenterio se seccionan, por lo que el aporte sanguíneo a la anastomosis es completo.
Nuestro modelo de Bypass de una anastomosis es más seguro en la pérdida de peso porque incorpora una mucho mayor malabsorción intestinal a expensas del asa bilio-pancreática, que es medida y ajustada individualmente para cada paciente en función de las necesidades del mismo, de su grado y modelo de obesidad, de sus comorbilidades, de su edad, y de su riesgo cardio- vascular, con lo cual el grado de adelgazamiento es más intenso y mantenido en el tiempo. Un gran porcentaje de nuestros pacientes alcanzan el 100% de la pérdida de su sobrepeso o lo superan en los primeros años y lo mantienen muy bien en nuestros controles a más de doce años de seguimiento, con una muy buena resolución o eliminación de las comorbilidades asociadas, sobre todo la Diabetes tipo II, la Hipertensión, la Apnea del sueño o el colesterol y los triglicéridos.
El confort digestivo es muy bueno después de los primeros meses de adaptación intestinal, nuestros pacientes “comen de todo”, disfrutan de su vida personal, social o familiar y realizan una vida normal y saludable, libre de obesidad, de enfermedad y de complejos.

¿Cómo prepararse?

El equipo multidisciplinario de Adiós a la Obesidad te ayudará y acompañará para que tu preparación sea la más adecuada y así disminuir los riesgos al máximo consiguiendo una cirugía exitosa, recuperación rápida y adecuada, así como una adaptación a tu nueva vida.

¿Qué puedes esperar?

En Zacatecas nuestro equipo quirúrgico cuenta con la tecnología mas avanzada e infraestructura adecuada para la realización de Cirugía Bariátrica de manera segura y efectiva, así como cualquier otro tipo de cirugía otorgando los beneficios de la cirugía de mínima invasión (cirugía laparoscópica avanzada).

Resultados

Desde los primeros días se comienza a perder peso de forma rápida y continuada, en una proporción que es muy rápida durante los tres-cuatro primeros meses y más lenta posteriormente hasta una estabilización del peso corporal que puede alcanzar un promedio del año- año y medio.
En nuestra experiencia, la media de pérdida de peso con nuestro modelo de By-Pass Gástrico, se sitúa en torno al 80% del sobrepeso corporal, manteniéndose a medio y largo plazo. En algunos casos puede adelgazarse más intensamente y alcanzar el 100% e incluso algo más, lo que no es deseable y precisa de otro tipo de exámenes y controles, aunque también en estos casos y en nuestra experiencia al siguiente año la tendencia es a la normalización y al mantenimiento de un peso normal.
Visita nuestra sección de testimonios y ve el antes y el después de mucha gente que cambió su vida aquí.

¿Porqué elegirnos?

Somos la única opción de nuestro tipo que realiza sus actividades totalmente en las ciudades de Zacatecas y Aguascalientes, México, es decir, no es necesario salir al extranjero o estados lejanos a realizar ningún tipo de examen, análisis clínico, cirugía previa, tratamiento de nutrición o rehabilitación.
¿Para qué ir a Houston, Monterrey, Los Ángeles o Ciudad de México y pagar altas sumas de dinero si en Zacatecas y Aguascalientes tenemos el tratamiento al 100% completo, con profesionales y un seguimiento detallado? ¡Permítenos ayudarte y cambiará tu vida!.

¿Cómo saber si necesito el BAGUA?

Debe proponerse la Cirugía a aquellos pacientes que cumplan los siguientes requisitos:

  • Pacientes con IMC 40 o superiores.
  • Pacientes con IMC 35 o superiores con comorbilidades asociadas.
  • Pacientes con IMC entre 32 y 35 en determinadas condiciones y fracasos reiterados de tratamientos médicos controlados.
  • Dispuestos a someterse a seguimiento a largo plazo.
  • Con valoración de riesgos y beneficios. La Obesidad central-abdómino-torácica, implica más alto riesgo de complicaciones asociadas a la O.M. y representan candidatos preferentes.
  • Fallo o baja posibilidad de éxito con medidas no quirúrgicas.
  • Valoración del llamado “End Stage Obesity Syndrome”. Son pacientes de muy alto riesgo, que precisan ingreso preoperatorio obligatorio.

Dr. Miguel A. Carbajo